13, diciembre, 2018

El pensamiento divergente adolescente

Hoy me he puesto a ver unos dibujos que están arrasando entre los niños: Se llaman “Un show más”, en inglés “A regular show”, y están protagonizados por una especie de pajarraco y un mapache. El resto de personajes, los amigos, son a cada cual más peculiar. Y, como en muchas otras series, se aman a pesar de sus diferencias.

La serie es rara. Puede que los primeros veinte capítulos no dejes de decir ¡¿pero qué dicen?! ¡¿están locos?! o ¡¿y ahora qué hacen?! ¡Pues no! Quiero introduciros con esta serie el amado pensamiento divergente, tan usado por artistas y científicos.

¿Vamos a ponernos a juzgar a los personajes solo porque hacen cosas diferentes? No, nosotros no somos de esa calaña. A nosotros nos gusta la gente diferente porque ellos son los que exploran nuevos caminos. Y sí, se pierden a veces, pero es necesario perderse para descubrir cosas nuevas. Eso es lo que hacen los aventureros. Y los científicos. Juegan con los límites, los exploran. Y esto es lo que hacen Mordecai y Rigby usando el pensamiento divergente.

pensamiento divergenteMordecai y Rigby tienen una forma poco común (y a veces diríamos también poco lógica) de enfrentarse a los problemas cotidianos que se les plantean en cada capítulo. Y, pensemos, ¿quién se enfrenta así a los problemas? ¡Sí! Tu hijo adolescente también es bastante poco ortodoxo. Porque (y eso lo dice el gran psiquiatra de adolescentes Daniel J. Siegel) es una época en la que su cerebro se está formando y no dejan de buscar cosas nuevas (aún obviando los riesgos). Pues bien, la adolescencia es la época en la que se aprende el pensamiento divergente, que no es otra cosa que afrontar los problemas con creatividad. Y esto es muy importante porque la solución que les ofrecemos los adultos, como dice Siegel, no es más que un punto de vista, una opción entre muchas otras que también pueden ser válidas.


Está claro que Mordecai, Rigby y los adolescentes a veces fallan, claro. Pero, ¿y qué hacen entonces? ¡Intentar otra cosa! Y luego otra. Y otra. Y así hasta que solucionen lo que sea. ¡Ese es el verdadero espíritu adolescente!: no dar nada por sentado, probar, experimentar,… y sobre todo HACER. ¿Quieres inculcar el pensamiento divergente a tus hijos? A mí me gustaría que tuvieran esa creatividad y ningún miedo para poner en marcha cualquier plan sin juzgarlo antes de experimentarlo.

Ahora bien, estas acciones se realizan porque su visión de la realidad está deformada. Su nivel de dopamina, por lo general, está más bajo que en los adultos (por eso se aburren con facilidad y siempre están buscando cosas nuevas), pero cuando hacen algo nuevo o experimentan o hacen algo extremo la dopamina se dispara. No sube proporcionalmente al nivel de dopamina adulto, se dispara muchísimo más y esto hace que les gratifique mucho más la recompensa e ¡importante! minimicen los riesgos. ¡No pasa nada, mamá!, te habrán dicho miles de veces tus hijos. Y, además, tú eres su madre y tu deber es preocuparte. Yo creo que la preocupación tiene dos caras de moneda (como casi todo) y que podemos ayudar mucho mejor a nuestros hijos si estamos conectados con ellos para que desarrollen estas habilidades tan fantásticas con el mínimo riesgo posible.

Igual no deberías decirles ¡¿qué hacen?! con tono de “no tolero este comportamiento” sino ¿qué hacen? con tono de interés para que te cuenten más.

Entonces tus hijos empezarán a hablarte de que Mordecai y Rigby se han teletransportado al mundo de los mensajes por haber escrito tres veces mal el mismo mensaje de texto y que un fuego que hace mensajes de humo les da consejos para solucionar un “pequeño” malentendido con una chica por el corrector del móvil. De cómo se puede ser niñero del hijo de la Muerte. O cien formas locas de quitarse una canción de la cabeza después de que los palos en la cabeza protegida por un casco no funcionen. Surrealista y bonito, ¿no os parece?

¿Quieres formar parte de ese mundo mágico en el que se ha metido tu hijo?

Habla siempre en positivo y recupera ese adolescente que se ha perdido en tu mente adulta.

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Nelia Higueras + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web proyectomenteslibres.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.