23, febrero, 2019

La rentabilidad de los videojuegos

Esta semana quiero dedicarle el post a la rentabilidad de los videojuegos.

Algunos son gratis (otros pueden llegar a costar hasta 100 €). Tienen unos gráficos impresionantes que cuestan de hacer millones de dólares. Y son tan rentables que todavía les sobra dinero para hacer campeonatos mundiales con premios tan jugosos como ¡un millón de dólares! y películas de los propios videojuegos, que generan beneficios adicionales.

¿Cómo lo hacen?

Generando adicción. Consiguiendo que desees conseguir lo que no puedes conseguir tan rápido (porque no eres tan bueno, porque debes invertir mucho tiempo en el juego o porque hay características del juego que solo las puedes conseguir pagando).

rentabilidad de los videojuegos

Hace apenas unos años, si querías un juego debías comprar el juego en PC o comprar el juego y la consola, que se actualizaban cada poco tiempo. Y esto enfadaba bastante a los fans, que respondían pirateándolo todo. Más tarde, adoptaron la política que ahora usa Spotify: el pago de una cuota mensual explotado por Blizzard (en su máximo exponente con World of Warcraft).  Y eso funcionaba bastante bien hasta que a otras compañías se les ocurrió para competir con el monopolio de Blizzard una idea para mejorar la rentabilidad de los videojuegos: que el videojuego fuera gratis, disponible a través de Internet, y que tú (si querías) podías comprar extras como personajes más poderosos, skins (apariencias de los personajes), cartas o cualquier otra cosa vendible. Y cómo no, estas compras también eran juegos (al azar), como cuando comprábamos sobres en los kioscos, que no sabíamos lo que nos iba a tocar. El videojuego que ha resultado ser una referencia en este sistema económico (Free2Play) es League of Legends, o como es conocido entre los fans: el LOL.

El videojuego tiene una moneda, que tú vas obteniendo de manera paulatina a medida que consigues hitos jugando. Y esto es gratis. ¿Que tienes más prisa? Pues paga. ¿Que quieres una apariencia personalizada? Paga más. Así de simple. ¡Y tanto que lo pagan! Alrededor de todo el mundo hay millones de adictos a uno u otro videojuego gratuito. (Los videojuegos móviles como Candy Crush funciona igual). Adolescentes y adultos con trabajos remunerados se tiran horas delante de la pantalla intentando subir de nivel, se tiran otras tantas mirando a otros jugar para aprender trucos y ser mejores, y se gastan cantidades desorbitadas de dinero en monedas del juego (que jamás podrán sacar del juego) para comprar, por ejemplo, skins por un valor de hasta 12.000 €. Hubo un chico que llegó a gastarse 2.850 € en HearthStone (un popular juego de cartas de Blizzard) abriendo sobres para ver si conseguía una baraja entera dorada (que no tiene más poderes ni nada, simplemente es más bonita). No dejes de leer la historia del link, por favor.

Esta obsesión ha llegado tan lejos que, sobre todo en los países orientales, ya hay muchos adolescentes que sufren el síndrome de Hikikimori, que les impide psicológicamente salir de sus propios cuartos durante meses o años con el acceso a Internet como única conexión con el mundo, al que están, por supuesto, absolutamente enganchados.

Pero este círculo no estaría completo sin el fenómeno fan. Si ponemos el ejemplo del fútbol, tenemos a unos chicos que salen con sus amigos a jugar y luego les gusta mirar los partidos de los profesionales en la televisión. Los chicos sueñan con ser como ellos mientras ven la televisión. Sueñan con el dinero, la fama, los coches, las chicas,… Todo lo que les rodea. Pues bien, Blizzard ha conseguido crear este fenómeno fan entre los jugadores de estos juegos, y si me permitís, si cabe, con más fuerza, porque hay más esperanza, menos elitismo.

rentabilidad de los videojuegos

¿Cómo lo han hecho? En este momento, cualquiera puede ponerse a jugar, abrirse un canal y retransmitir vía streaming (Twitch) o en diferido (YouTube) sus propias partidas con sus comentarios. Si eres bueno y gracioso puedes llegar a tener miles de seguidores, viewers. Y entonces los creadores de videojuegos o las propias plataformas podrán ofrecerte un contrato en el que te pagarán X por cada 1.000 mirones o X por testear en directo sus futuros lanzamientos. Y a partir de ahí, podéis ir haciendo números. ¿Las desventajas? Que te tienes que dejar la vida ahí. Literalmente. Necesitas jugar 10, 12 o 14 horas diarias para poder captar público y engancharlo a tu canal (y no a los otros miles que hay). O puede que llegues a jugar tan, tan bien que consigas ser de los mejores del mundo y vayas a un torneo mundial como el que ves en la foto a jugar durante días para conseguir un jugoso premio de 1.000.000 $.

Entonces ya no tenemos solamente el “juego para divertirme” sino la esperanza de que eso pueda llegar a ser la profesión de algunos, razón que les sirve de excusa para pasar horas interminables de cara a la pantalla. Y mientras, los que se hacen ricos son las compañías.

¿Crees que tú o alguien de tu familia tiene una adicción? Hay psiquiatras en el propio juego que pueden ayudarte. ¡Busca ayuda!

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Nelia Higueras + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web proyectomenteslibres.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.