13, marzo, 2019

¿Cuánto vale nuestra privacidad?

Hoy quiero haceros una pregunta filosófica: ¿Cuánto vale una botella de agua?

¿Un euro? ¿Nada? ¿Diez euros? ¿Mi vida? Pensadlo bien. Algunos pensaréis que estoy loca poniendo la vida como posible respuesta, pero entonces yo os plantearía una situación: el desierto después de tres días sin una gota de agua. Lo que en época de abundancia (en vuestra casa con agua corriente) regalaríais al pintor que os ha venido a hacer unos arreglillos, en el desierto tal vez pelearíais hasta desfallecer. O lo que es lo mismo, en términos económicos, la oferta determina el precio de la demanda.

privacidadAhora quiero incluir un valor más en la ecuación: el conocimiento. Se suele decir que el conocimiento es poder, pero yo creo que esto, a pie de calle, no se entiende muy bien. De lo contrario no me explico algunas actuaciones. Bien. Supongamos que no llevas en el desierto tres días sino dos horas y que solo yo sé que no hay otra posibilidad de encontrar agua que la que tenemos aquí. Yo podría engañarte, ocultarte la verdad, para quedarme con toda el agua al mejor precio posible. ¿Consideraríais esto un timo?

Ahora vamos a trasladar este ejemplo a algo verdaderamente interesante y actual: la privacidad. ¿Cuánto vale vuestra privacidad?

Antes igual habría que preguntarse para qué podría servirle a otro nuestra privacidad. ¿Se puede mercantilizar la privacidad? Si esta es la primera vez que te lo planteas, corres el riesgo de que te hayan timado ya.

A lo largo de la historia la privacidad se ha limitado por parte del poder para ejercer control sobre los ciudadanos en los regímenes totalitarios. Las conversaciones telefónicas eran escuchadas y las cuentas del banco, inspeccionadas. Hoy somos nosotros mismos los que publicamos ‘libremente’ nuestros viajes, quienes son nuestros amigos o qué leemos. Si ahora estás pensando ‘¿A quién le puede interesar eso?’ significa que crees que tu privacidad no vale nada. Y por lo tanto que estarías dispuesto a venderla a cualquier precio. O a regalarla.

Hoy el control no lo ejercen los Estados, lo ejerce, como ya hemos dicho en algún post anterior, el poder económico. ¿Y para qué quiere el poder económico saber lo que haces en tu intimidad y cómo te comportas? Para venderte cosas: para ofrecerte productos que desees, para ampliar tus deseos y para crear nuevas necesidades en ti, que a su vez creen nuevos deseos.

¿Cómo lo hace?

  • Televisión

    Gracias a tu aparato de TDT los investigadores saben cuándo cambias de canal, cuándo te gusta algo y te quedas, saben qué anuncios ves y cuáles no, saben qué series te gustan, cuáles grabas y cuáles ves en directo.

  • Facebook


    He leído un libro, Grupos. La unión hace la fuerza en la web social (Social Media), de Paul Adams” libro del Responsable de la Experiencia de Marca de Facebook que nos cuenta con todo lujo de detalles nuestro comportamiento online. Facebook sabe cuáles son nuestros amigos y a quién tenemos en la red por cumplir, sabe con quién queremos hablar, sabe cuándo estamos de vacaciones por las fotos y los estados, incluso sabe cuándo estamos resfriados si lo decimos online.

  • Twitter

    Esta es la herramienta que mejor funciona a tiempo real. Gracias a lo ‘libre’ que es Twitter, sabemos qué te interesa, qué lees y a quién, qué te gusta, qué opinas, de qué lado estás, a quién votas,…

  • Pinterest

    Esta es la mejor manera de recolectar tus gustos personales y comerciales. Las marcas todavía no han entrado muy de lleno aquí, pero lo harán porque es una red en la que desear cosas es imprescindible.

  • Apps

    Apple y Android tienen una cantidad ingente de información cruzada de todas las cosas que te has descargado en un momento dado y si más gente lo ha hecho a la vez que tú o no. Sabe tu edad, dónde vives, qué tipo de pedidos haces,… Todo a lo que tu clave de Apple te dé acceso.

  • Correo electrónico  

    Y este, por último, es el más tradicional y más efectivo método de espionaje capitalista. Según las palabras que usemos en nuestros correos, aparecen por los lados diferentes tipos de publicidad que ‘nos puede interesar’. Es decir, si hablamos de que nos vamos a ir a la nieve, lo más probable es que nos aparezcan reservas de hoteles o de alquiler de esquís. Sencillo y muy eficaz.

¿Sigues creyendo que todo esto no se puede vender? Está en sus servidores y son sus sitios web, no nuestros, suyos. Nosotros, con una clave, accedemos a su sitio e introducimos lo que nos dé la gana. Y si a ellos no les parece bien, nos pueden bloquear la cuenta, como ya han hecho en repetidas ocasiones. Seguro que conocéis a alguien a quién le ha pasado.

Y ahora puede que estéis pensando ‘¡Qué terrible! ¡Voy a borrar mi cuenta y voy a convencer a mis hijos para que hagan lo mismo!’ Pues tengo algo que deciros. Si no estás en Internet, no existes. No puedes socializarte, pierdes amistades, pierdes trabajos (los reclutadores te buscarán y si no encuentran información tuya, se declinarán por otro candidato a quien puedan controlar mejor), y te pierdes una cantidad ingente de información que llega por esos medios. Nos han saqueado nuestra privacidad y no podemos hacer nada.

Y lo peor, lo han hecho sin que nos demos cuenta, sin que valoremos lo que les estábamos dando. ¡Nos han timado! Como al de la botella de agua. Les hemos dado mucho por nada. 

Pero ahora nos empezamos a dar cuenta y eso es bueno, muy bueno. Ahora empezamos a actuar. Actuamos cuando Instagram quiso empezar a vender nuestras fotos y actuaremos cuando nos sintamos atacados de nuevo, estoy segura. Mientras podemos ser nosotros los que vendamos nuestros propios datos:

En la televisión, los reality shows nos pagarán gustosos por desnudar nuestras vergüenzas. Y en la red ya existen algunas empresas que te pagan por devolverte la autoría de tus propias cosas. Puedes consultar Datacoup, Luth Research o Meeco. Interesantes para investigar pero… ¿iríais a un reality o dejaríais que vuestros hijos fueran? Yo me pregunto si no será peor el remedio que la enfermedad y la venta solo supondrá una confirmación de nuestra aceptación.

Quiero dejar este post más abierto que ningún otro. Aparte de porque no tengo una respuesta clara, porque me gustaría escuchar vuestras sensaciones con respecto a esta pérdida de privacidad de la que no nos habíamos dado cuenta y si valoramos realmente este aspecto en nuestras vidas o su comercialización tampoco es tan grave.

No dejéis de leer la historia de Chris Dancy, el hombre más conectado del mundo.

¿Qué pensáis?

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Nelia Higueras + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web proyectomenteslibres.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.