22, julio, 2018

El primer caso de cyberbullying de la historia

Consumimos virales que se nos olvidan cuando aparece otro viral. Pero nos olvidamos de que el producto que consumimos es tan real como sus protagonistas, que no son otra cosa que víctimas que han cometido un error que están pagando muy caro.

¿Sabíais que el primer viral de la historia fue también el primer caso de cyberbullying?

Fue el caso del Star Wars Kid: un chico de 14 años, Ghyslain Raza, que fue grabado en 8mm en 2002 como si estuviera peleando en la propia película. Sus compañeros robaron el vídeo y lo distribuyeron vía p2p (no había YouTube entonces). El vídeo fue descargado, se calcula, mil millones de veces. Y sigue siendo todavía objeto de mofa editándose hasta la saciedad (ha sido además representado en South Park y en American Dad):

10 años después este chico se atreve a hablar. Ahora es abogado pero en su día tuvo que cambiar de colegio varias veces y sufrió un intenso acoso. Me ha llamado sobre todo la atención que dijera que la gente le animaba a suicidarse.

Todos podemos recordar lo frágiles e inseguros que nos hemos sentido en la adolescencia. Incluso los chicos que iban de duros tenían estos problemas. Y sí, ya sé que se dice que los niños son crueles, que no conocen las consecuencias de sus actos, pero han convertido el pasado de este chico en algo de lo que jamás se podrá separar. Aunque eso sí, consiguió sobrevivir (no todos los acosados pueden decir lo mismo).

Pero, ¿por qué lo hacemos?

¿Por qué obligamos a iguales a pasar por un infierno que les creamos nosotros mismos?

Si yo hubiera conocido a Raza y hubiera visto el vídeo, me hubiera parecido gracioso. El vídeo es muy auténtico y él está completamente entregado a los movimientos. El problema viene cuando alguien que no te quiere tanto te mira en una situación en la que te has ‘desnudado’. Y digo que es un problema porque ahí es más fácil atacarte. Y lo mismo pasa con el sexo. Todo el mundo practica sexo. ¿Por qué seguimos escandalizándonos con unas fotos de tetas?

La gente busca notoriedad. Los verdaderamente inteligentes la consiguen a través de su inteligencia y los que no la tienen, a través de la violencia. Violencia significa que si yo te amedrento y tengo éxito, tú te haces pequeñito y, si antes éramos iguales, ahora yo soy más y tú menos. ¿Y cuál es la única manera de sobrevivir que nos queda entonces? Ponernos del lado del más fuerte, porque si nos ponemos del otro lado, sabemos que algo nos va a caer.

Sí, estoy diciendo que los virales son violencia. Y que todo tu colegio o todo tu país esté hablando mal de ti te hace cuestionarte por qué estás en el mundo. Amanda Todd acabó suicidándose por fin. No es la primera ni será la única. Porque ahora, en este mundo interconectado hasta el infinito, los virales se propagan muchísimo más rápido.

¿Y qué podemos hacer si les pasa esto a nuestros hijos?

  • Lo primero es enterarnos. Y es difícil, porque lo que está pretendiendo nuestro hijo es que no se enteren más personas de las que ya lo saben, porque está resultando bochornoso para ellos. Para eso, lo que tenemos que hacer es un trabajo de fondo, sembrando la confianza desde la situación de calma.
  • Apoyarles incondicionalmente. Estoy segura que los padres de Amanda Todd hicieron todo lo posible (cambios de colegio, psiquiatras,…) y aún así no fue suficiente. Lo que les faltó seguramente se lo siguen preguntando.
  • Los retiros suelen ser buena idea. Alejarse a un lugar donde no llegue el viral. ¿Durante cuánto tiempo? El necesario. Días, meses, no hay que ratear con esto.
  • Leer filosofía. Desde Maslow, que nos dejó la tan aclamada pirámide de necesidades que no debemos olvidar, hasta Kant, que pasó su vida en un pueblito en el que puede que nadie le entendiera. Hay gente buena en el mundo que te quiere y te querrá siempre. Y, como dicen los psiquiatras, nada dura siempre. 

¿Recuerdas casos de bullying de tu época escolar? ¿Cómo se solucionaron? ¿Crees que ahora son más graves o que es lo mismo?

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Nelia Higueras + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web proyectomenteslibres.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.