13, marzo, 2019

Anonymous: el poder del anonimato

anonymous

Seamos claros. No nos comportamos igual en Internet que en el mundo real. Ni nosotros, ni nadie. Y no lo hacemos porque la magnitud de nuestros actos es mucho mayor escribiendo un comentario en Facebook que en una conversación en un café. Nuestro comentario dura más, lo ve más gente y esa gente lo puede a su vez compartir con sus amigos (haciendo que llegue más lejos aún y que perdure en el tiempo).

Y luego está otra cuestión: el anonimato. En Internet nos sentimos más protegidos que gritando nuestras ideas en la calle porque cuando las escribimos estamos en la comodidad de nuestra casa y pensamos que nada nos puede pasar. Es entonces cuando nos sentimos tentados a hacer bullying a los compañeros o a meternos en la intimidad ajenas. Todo es cuestión de poder. Nos sentimos poderosos imponiendo nuestros pensamientos por encima de los de los demás, haciendo cosas prohibidas y grabando vídeos que luego subimos a YouTube o exponiendo a otros en la palestra pública que es Internet.

Hay un espacio en Internet que se llama 4chan.org en el que cualquiera, anónimamente, puede decir lo que quiera. Sin censura. ¡Guau! Da pie a que ocurran muchas maldades, ¿no? De hecho, la mayoría de las personas que entran aquí son trolls. Pues bien, como su propio fundador, Christopher “m00t” Poole, contaba en un TED, un día un usuario subió un vídeo maltratando a un gatito. Los usuarios, ofendidos, se pusieron a investigar y, en 48 horas, sabían quién era y dónde vivía. ¿Y el castigo cuál fue? La pérdida del anonimato.

El juego es: Si sigues las reglas no escritas, estás bajo nuestra protección del anonimato. Si las rompes, te convertimos en un individuo. ¡El castigo es la individualidad!

Y así es como actúa Anonymous. Todos somos Anonymous, somos legión, no hay líderes, pero… si te saltas la ética, descubrimos tu identidad.

Aquí os pongo un vídeo en el que Anonymous explica qué pensamientos necesitas tener para ser parte de ese grupo de personas:

https://www.youtube.com/watch?v=NCSjQo5_kpc

De hecho, Anonymous se gestó en 4chan. 4chan es anónimo. Si quieres puedes tener un nick, pero no es obligatorio. Entonces ocurría que las personas que no tenían nick publicaban como “Anonymous” y empezó a rular la broma de que todos eran la misma persona. Luego se empezaron a organizar para actuar frente a causas que consideraban injustas y ahí empezó todo. Lo cuentan muy bien aquí:

El último caso mediático en el que ha participado Anonymous es el de Roosh Valizadeh, un tipo que quería legalizar la violación. Tenía una página web en la que hacía apología del machismo y convocó diversas manifestaciones en 163 ciudades del mundo para expandir su vomitivo mensaje. Pues bien, a los de Anonymous no les pareció nada bien esto así que le investigaron y averiguaron sus datos personales que publicaron en las redes sociales:

anonymous

El tipejo se sintió tan vulnerado y amenazado que llamó a la policía, quien le recomendó que se mudara. A Anonymous les ha salido tan bien que el evento se ha cancelado en todo el mundo por no poderse garantizar la seguridad de los asistentes. ¡Bien!

anonymous

 

Expuesto esto, me gustaría finalizar reflexionando sobre nuestra propia actitud en las redes sociales y la de nuestros hijos: ¿Sabe la gente dónde está nuestra casa (por ejemplo a través del FourSquare)? ¿O cómo es nuestra casa (por ejemplo a través del Instagram)? ¿Cuáles son nuestras costumbres (Twitter)? ¿A qué colegio van nuestros hijos? ¿A qué parque nos gusta ir a correr (Runtastic)? ¿Es posible averiguar nuestro correo electrónico (Google Plus)?

¿Os dais cuenta del poder que tiene la red y de lo vulnerables que somos nosotros como individuos? Y sí, bueno, lo hacemos por nuestra marca personal, porque si no estás en Internet, no existes. Pero en Internet, como en el mundo real, hay también malvados, además de justicieros. Y, recuerda siempre que, los hackers no tienen Facebook.

Tal vez te interese también:

Que sabe Internet de ti y de tu familia.

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Nelia Higueras + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web proyectomenteslibres.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.