30, Abril, 2017

Pordede vs. Netflix: ¿comodidad o ética?

pordede neftlix

Vaya por delante que a mí me gusta pagar por las cosas que consumo. Creo que el esfuerzo y trabajo de uno o muchos profesionales debe ser recompensado y que sin su trabajo no habría nada que piratear. Pero hay veces que realmente me enfado porque no nos lo ponen nada fácil. Que me guste pagar no significa que quiera gastar más esfuerzo en pagar que en elegir. Yo, como todos, quiero que nos lo pongan fácil.

Me viene a la cabeza una tienda en Japón que tenía los móviles a pie de calle y debías subir cuatro plantas para poder pagarlos. En España eso sería impensable. Pero allí la gente subía a pagar. Cuestión de cultura, diréis. Yo creo que hay una diferencia entre que yo sea honesto y no quiera robar los móviles y que el que haya montado la tienda no haya pensado nada en el comprador.

Otro ejemplo: comprar un libro digital es una odisea. Si compras un libro físico por Internet, te lo traen a tu casa y no tienes problema. Pero si es digital y quieres leerlo donde tienes todos tus demás libros, ¡debes piratear tu propia compra! para poder incluirlo en el dispositivo que quieras por los sistemas de protección que tienen. Tienen tanto miedo al robo que están perjudicando la comodidad del cliente. 

Otro ejemplo: la tele bajo demanda. O, como diría Bauman, la tele líquida. Hace tiempo yo compraba muchos DVDs. Ahora no tengo ni reproductor en casa. En cambio tengo ChromeCast, un pequeño dispositivo USB que se enchufa a la tele y con el que puedo ver vía WiFi todo lo que pasa en mi ordenador. Y lo tengo porque me gusta ver cualquier cosa cuando me apetece sin tener en cuenta la hora o el día que sea.

Ahora bien: ¿existe algo como el modelo de negocio de Spotify (que tan bien funciona) para las series y las películas?

Sí, principalmente hay dos: Pordede (gratis, en un vacío legal) y Netflix (de pago, completamente legal). Y de nuevo vuelvo a estar enfadada con los sistemas de pago porque siento que me lo ponen muy difícil.

Oferta

pordede netflix

Para empezar por la oferta. En Pordede lo encuentras todo. Y es que ese es el gran punto fuerte de Internet: su comunidad colaborativa. Al día siguiente del estreno ya tienes cualquier capítulo o película con subtítulos proporcionados por buenos samaritanos. La calidad no siempre es la mejor pero no se puede pedir todo.

En cambio en Netflix la oferta es mucho menor. Claro, debemos contar con que ellos sí necesitan contratos y permisos de distribución, y la cosa se hace más difícil. Por contra la calidad de Netflix es innegable. Y si quieres más, paga más. Ahora debes esperar las fechas de distribución.

Facilidad de uso

pordede netflix

Para ver Pordede necesitas un ChromeCast o un AppleTV, para pasar el contenido a tu tele. En Netflix no.

Además, la cantidad de clics necesarios para acceder al contenido en Pordede es mucho mayor que en Netflix. Desde mi punto de vista, un mal menor si puedes acceder al contenido que quieres.

En Netflix, si quieres acceder al contenido de otros países también debes hacer una pequeña trampa: usar el VPN, un software que engaña al sistema diciéndole a la plataforma que estás en otro país. De nuevo, alegalidades para facilitarte la vida.

Ética

pordede netflix

Y por último, no quiero dejar de mencionar el hecho de que yo no me siento cómoda del todo usando Pordede porque estoy accediendo a un contenido por el que no he pagado (como hago por ejemplo, y muy a gusto, con Spotify).

Pero tengo que reconocer que Pordede es más cómodo, tiene más oferta y no me pone problemas.

Lo que quiero plantear ahora es: ¿qué ejemplo estamos dando a nuestros hijos usando plataformas alegales como Pordede?

  • Estamos eligiendo una opción por comodidad cuando la comodidad nos la debería dar el sistema de pago.
  • Estamos eligiendo a quien nos lo pone fácil. Y la vida no siempre es fácil.
  • Estamos obviando que DEBEMOS pagar por ese contenido, que hay personas a quienes les cuesta mucho esfuerzo llevar a cabo esos proyectos y no está bien obtenerlos sin dar nada a cambio.
  • Estamos ignorando el proceso necesario para conseguir ese resultado de calidad. Igual que ignoramos que la ropa de Zara se fabrica en condiciones indeseables en países subdesarrollados o igual que ignoramos que los trabajadores de El Corte Inglés cobran los domingos como un día laborable.

Cuando damos nuestro dinero a cambio de algo estamos diciéndole a la marca: “coincido con tu filosofía”. ¿Seguro que estamos lanzando el mensaje apropiado a las empresas apropiadas?

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

1 Comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando, entenderemos que aceptas el uso de nuestras cookies. Más información

La configuración de cookies de Proyecto Mentes Libres está pensada para proporcionarte la mejor experiencia posible. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración de cookies o si haces clic en "¡Acepto!" significa que aceptas nuestras cookies.

Entendido