28, Junio, 2017

Cómo adoctrinar niños hipsters

Los medios de comunicación masivos (tele, prensa, radio) se usan, como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, para formar una opinión pública que se extienda entre la gente y así, si todos pensamos más o menos igual, evitaremos los conflictos sociales o políticos. Aprender cómo los medios de comunicación influyen sobre nuestra opinión es vital en la sociedad en la que vivimos para mantener nuestra libertad. Pero es más importante si cabe, si tenemos hijos, porque ellos están igual de expuestos que nosotros y tienen menos armas para defenderse.

Muchas empresas (por ejemplo Mc Donald’s) han decidido, enfocándose en esta fragilidad, dirigir sus mensajes directamente a los niños para que así, cuando crezcan, continúen queriendo mantener los gratos recuerdos de su infancia volviendo a comer aquellas hamburguesas.


Ahora, además, ha aparecido un movimiento social muy interesante para el mundo capitalista: que es el universo hipster. Los hipsters son una tribu social que disfrutan con la música alternativa, la cultura de autor y el diseño bonito. No hay en ellos ninguna preocupación social (salvo el cuidado del medio ambiente) o política y se definen y diferencian tan solo por las cosas que consumen. Es decir, es una tribu urbana con plena vocación capitalista y consumista. Y en este momento quiero recordar con un post anterior que es el poder económico, y no el político, el que tiene la sartén por el mango.

Los hipsters son principalmente treintañeros y suelen tener profesiones creativas en el mundo del marketing, del diseño o de los medios. Y, como la mayoría de treintañeros, también sienten su reloj biológico y se deciden a tener hijos. Y aquí es adónde quería llegar: a los niños hipsters. Unos niños que no tienen la culpa de nada y van a crecer esclavizados a una manera de pensar basada en el consumo así como en el s. XIX crecían los niños arraigados a una manera de pensar basada en el sufrimiento católico.

Pero, ¿qué hay de malo en que te gusten los juegos de madera tradicionales y los vinilos de ilustradores noruegos en las paredes? ¿Qué hay de malo en llevar a tus hijos al Primavera Sound a una carpa especial de minimúsica para que los niños disfruten del ambiente festivo de un macroconcierto en el que los solteros todavía consumen drogas de diseño?

niños hipstersTengo que contaos algo: me he encontrado una revista, hipster, para niños hipsters, o para papás hipsters, según se mire. Se llama Naif, he estado hojeándola un buen rato y me ha generado cuanto menos inquietud. La revista es prácticamente un catálogo de qué consumir para que tus hijos y tú moléis. Hasta me he encontrado una edición especial juguetes, de Navidad 2013, con unas cosas ¡taaaaaan bonitas…!

Todos queremos que nuestro hijo mole, pero dirigir sus gustos de manera consumista para que desprecie lo que no sea bonito o no tenga diseño… Por ejemplo: a los hipsters les encanta reciclar cosas que se encuentran en la basura y por eso aparentemente les gustaría que sus hijos jugaran con una caja de cartón, aunque seguramente estarían más dispuestos a pagar 28 € por una caja ya recortada y pintada para parecer un avión.

Estamos en un momento en el que se ha puesto de moda consumir, está de moda que nuestras consumiciones nos definan para que no tengan que hacerlo nuestros pensamientos y queremos arrastrar a los niños a ese mundo snob en el que juzgar a los demás porque no son (no tienen las mismas cosas) como nosotros. Está bien que los niños vivan experiencias culturales, y sobre todo si están pensadas para ellos, pero, ¿hasta qué punto hemos convertido esas experiencias en productos que ya no vivimos sino consumimos, productos que acumulamos para sentirnos superiores cuando alguien nos pregunte?

Si eres hipster y estás leyendo espero que te ofendas. Y también que te preguntes por qué leíste a Nabokov. Víctor Lenore en su libro ‘Indies, Hipsters Y Gafapastas (Entrelineas)‘ dijo que los hipsters no quedan, coinciden. Pregúntate si en realidad estás llevando a tus hijos a todas esas actividades solo para que se relacione con ‘la gente adecuada’. Las decisiones que tomes a partir de ahí solo dependen de ti. 

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

9 Comentarios

  1. Pepa

    Al igual que los niños que fuimos criados y adoctrinados en el catolicismo carca, sectario y clasista, estos niños (muchos de ellos) también responderán con rebeldía y se plantearán otros valores y otra vida fuera de las normas inculcadas por sus padres y el ambiente que les rodea. Posiblemente ahora sea más difícil porque todo es más sutil y no tan burdo como era antes. Gracias Nelya por tus reflexiones.

    Reply
  2. StrangE

    La frase que más me interesó fue : “Pregúntate si en realidad estás llevando a tus hijos a todas esas actividades solo para que se relacione con ‘la gente adecuada’.”
    Bueno, es un encanto darme cuenta que no soy la única que lo ha pensado pues considero que pagar cuotas de colegios privados empezó con ese mismo objetivo. Voy a contextualizar mi afirmación: en mi país la educación pública todavía es buena, sobretodo porque los sueldos de profesores y maestros en colegios privados no es tan diferente respecto al público, pero cada vez más padres confirman la frase citada al comienzo del comentario.
    Creo que me pasaré por ese post acerca de economía. También te propongo que escribas sobre los mitos más asimilados en una sociedad por los padres 😉

    Reply
  3. Javier Pérez Gómez

    Llega un punto en la vida en la que las modas de los mas jóvenes nos pueden parecer exóticas o incluso muy radicales. Soy de los etiquetados como la generación X ademas de la cercanía con los vecinos Americanos fueron demasiado para la brecha generacional de mi padre hacia mi, se me hacia hipócrita su disgusto por mi forma de vestir mas cuando yo mire las fotos de su juventud donde los pantalones acampanados eran la sensación.
    Ahora lo comprendo cuando me toca ver a los niños que se sacan la cejas o usan estilos punks me hace recordar a mi padre pero como todo en la vida esta en constante evolución “de la moda lo que te acomoda ” pienso que debemos tener mayor apertura, criterio para saber definir nuestra linea y madurez para ser ejemplo ya que los hijos vendrán con ideas nuevas que tal vez no nos parezcan están en la educación hacer que ellos adopten modelos positivos.

    Reply
    1. Nelia Higueras

      Muchas gracias por tu aportación al debate, Javier. Creo que en este tema hay mucho que hablar porque no solamente son los chavales los que tienen derecho a mostrar y muestran su expresividad a través de la ropa y los bienes materiales. También lo hacen los padres.
      Creo que el tema está en si nosotros educamos a nuestros hijos con los prejuicios de aceptar a un determinado grupo social o tribu urbana o en la diversidad.
      La apertura que comentas que debemos tener es más que importante, tanto para los padres como para los hijos. Amar la diversidad y aportar con nuestra experiencia madurez, esa es la clave. Estoy completamente de acuerdo contigo.

      Reply

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando, entenderemos que aceptas el uso de nuestras cookies. Más información

La configuración de cookies de Proyecto Mentes Libres está pensada para proporcionarte la mejor experiencia posible. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración de cookies o si haces clic en "¡Acepto!" significa que aceptas nuestras cookies.

Entendido