13, diciembre, 2017

Cómo cribamos la información

estar informado

No es que pasen muchas cosas. Es que nos las cuentan muchas veces.

Los telediarios están llenos, los periódicos están llenos, nuestras redes sociales están llenas, las radios no paran de hablar. Incluso un periódico como Marca que se dedica únicamente a difundir información deportiva tiene demasiadas páginas para llenarlas cada día. Y estas noticias tienen que salir de algún lado.

Tener lo que podríamos llamar ‘higiene informativa’, el hecho de estar informado, se está convirtiendo en una utopía. Elegir los medios a través de los que informarnos es complicado. Y es complicado sobre todo por la forma en la que se elaboran las noticias.

Venga, confesemos, ¿quién conserva todavía el hábito de leer la prensa con el café por las mañanas? Y cuando digo leer, no hablo de ojear los titulares. Estar informado es muy difícil. Podríamos hacer un estudio de cómo han evolucionado los titulares a lo largo de la historia. ¿Recordáis las películas? En las viejas películas cuando aparece un periódico y lleva en la portada un titular que solo dice ‘EXTRA’ o ‘CULPABLE’. No, ahora los titulares dicen algo así como ‘Rajoy presume de reforma laboral aunque desde que se aprobó hay 700.000 parados más’. La extensión ya nos dice mucho. Y otra cosa: ahora, leyendo el titular, ya no hace falta que leas la noticia. O, dicho de otro modo, los clics no importan tanto como los shares, como las veces que se comparte la noticia. Hemos sustituido el barómetro de la venta de periódicos (es decir, de lectores fieles a una línea editorial) por el barómetro de los clics y los shares.

¿Y cómo seleccionamos? ¿Cómo cribamos la información que queremos consumir de la que no?

Factor: la gente a la que sigues

estar informado

En Internet lo hacemos a través de las redes sociales. Nosotros decidimos seguir a medios de comunicación, periodistas freelance, influencers, famosos, políticos y a gente de nuestro entorno físico (amigos, contactos profesionales y familiares). Y toda esa gente comparte cosas en función de su ‘línea editorial’, de su personalidad, sus gustos y su pensamiento.

Factor: a qué le das ‘me gusta’

estar informado

Ahora quiero, por favor, que te pares a pensar qué tipo de información te llega a tu muro de Facebook o al de Twitter. Porque quiero que te des cuenta de que estás dentro de una burbuja. ¿Eso qué quiere decir? Que toda esa gente a la que sigues te define a ti y a las cosas que te interesan, simplemente porque tú sigues las cosas que publican ellos.

Y, yendo un paso más allá, tú le das a ‘me gusta’ solo a determinadas cosas de toda esa cantidad ingente de información. A cada ‘me gusta’ que tú das, Facebook añade más información sobre ti a su algoritmo. Y así luego puede ofrecerte cosas similares. Y cuando digo cosas similares quiero decir que deja de ofrecerte otras cosas que no son similares, por tanto, estás en una burbuja de información, rodeado de tus propios gustos. Esto lo hace Facebook y lo hace Google. Twitter de momento no. Un hombre hizo un experimento de darle a ‘me gusta’ a todo durante 48 horas y este es el resultado.

Factor: el momento en el que accedes a la información

estar informado

En Twitter tienes el filtro de la temporalidad, lo que significa que, dependiendo del momento del día en el que te conectes, te llegará una información u otra dependiendo de quién esté conectado y de qué esté pasando en ese inmediato momento.

Factor: el tipo de contenido

estar informado

Los vídeos y las fotos se posicionan mejor que los posts y las noticias. ¿Por qué? Porque cada vez leemos menos. Google lo sabe, y Facebook también. Así que han modificado su programación para ponértelo fácil, para simplificártelo. De este modo lo que hemos conseguido es que un meme (una imagen con un texto que la direccione) sea más valioso que la propia noticia. Lo que nos lleva a un detrimento del vocabulario y, por lo tanto, de la profundidad de la información.

Factor: las emociones

estar informado

Este quizá es el factor más importante porque, teniendo en cuenta la ingente cantidad de información que nos sigue llegando a pesar de todos los filtros de los que hemos hablado, seguimos teniendo que cribar. Y, como tenemos mucho donde elegir, nos agobiamos y lo hacemos rápido. Y la vía más rápida en las conexiones cerebrales es la emocional. En cuanto vemos una noticia empezamos a segregar oxitocina o dopamina (neurotransmisores responsables de la intimidad o el apego, o del más hedonista placer) y, en función de las emociones que nos provoca determinada foto o determinado titular, decidimos hacer clic o pasar. Clic o share: éxito. Pasar: fracaso.

Conclusión

Así que, en conclusión, nuestros métodos de elección de información son completamente aleatorios y a la vez están perfectamente medidos. Para nosotros, el sistema es un enigma, pero para ellos, para los artífices, nosotros somos como ratas de laboratorio que siguen el laberinto previsto haciendo clic donde quieren que hagamos clic y compartiendo lo que quieren que compartamos.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Observa tu muro. ¿Qué tipo de información te llega? ¿Es seria o de humor? ¿Repetitiva o puntual?
  • Observa quién dice qué y si te interesa de verdad. Si no, haz limpieza sin piedad.
  • Observa qué porcentaje de tu tiempo empleas informándote por qué medios y analiza si es bueno para ti.
  • Busca gente nueva a quién seguir cada cierto tiempo para refrescar tus puntos de vista.
  • Visita las páginas de los medios de comunicación que te interesen y no solo te dejes informar por lo que cae en tu muro. Puedes encontrar verdaderas joyas que no peleen por el ranking de clics y shares.
  • Plantéate leer también prensa en papel y medios extranjeros si hablas otros idiomas. Estar alejado de los factores de los que hablábamos arriba y la distancia internacional ayudan a tomar perspectiva de las noticias.

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando, entenderemos que aceptas el uso de nuestras cookies. Más información

La configuración de cookies de Proyecto Mentes Libres está pensada para proporcionarte la mejor experiencia posible. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración de cookies o si haces clic en "¡Acepto!" significa que aceptas nuestras cookies.

Entendido