13, diciembre, 2017

Dale a tu hijo un superpoder

¿Te pregunta tu hijo cosas para las que no tienes respuesta? ¡Inventaos una juntos!

¿Cómo? Creando una historia, un cuento. Desde el principio de los tiempos los cuentos se han usado para explicar situaciones de la vida cotidiana que resultaban incomprensibles (veamos el ejemplo de la mitología griega y romana que explicaban los fenómenos meteorológicos con dioses). Hoy nuestra manera de contar historias y los propios temas han cambiado: tenemos el cine, los cómics, las novelas, las series,… cada uno con su formato pero todas con el mismo fin: ayudarnos a entender.

Los niños desde muy temprana edad esto lo saben muy bien. Para ellos, que son nuevos en esto del mundo real, es difícil a veces saber por dónde van los tiros y los dibujos y los cuentos les ayudan a explicar la vida y a entender mejor sus emociones y las de los demás. Por eso es importante leer. Pero, ¿y si además pudieran escribir, inventar, ideas propias? Dale a tu hijo el superpoder de aprender a contar historias.

Aprenderían mucho más y tendrían la oportunidad de fabricarse su propio universo. ¿Probamos?

Necesitas:

  • aprender a contar historiasUn personaje protagonista (si tiene superpoderes, mejor) con un nombre chulo
  • Un escenario donde se desarrolle la historia (una casa, alta mar, el cole,…)
  • Un problema que resolver (el papá del prota se va a vivir con otra familia, al prota le roban el almuerzo en el cole, al prota no le gustan las verduras,…)
  • Un malo malísimo al que hay que vencer porque intenta todo el rato que fracasemos.
  • Ayudantes que colaborarán con el prota para solucionar el problema y triunfar (la mamá, una profe, el panadero,…)
  • Papel y lápices para escribir y dibujar la historia.

¿Ya lo tenéis? ¡Genial!

Ahora ya podéis empezar a aprender a contar historias y a buscar soluciones. Más o menos podría tener la estructura siguiente:

  1. Lo primero es presentar la historia y a los personajes. Quiénes son, cómo viven, qué les ocurre y, lo más importante, qué problemilla necesitan solucionar.
  2. Cuando el paso 1 ya está hecho, ¡ya puede empezar la acción! Aquí es cuándo sale el malo malísimo y nosotros sentimos miedo. Y no pasa nada, es normal sentir miedo, porque somos personas normales y a nadie le gustan los matones. Pero, no te olvides, nosotros tenemos un arma secreta: ¡tenemos superpoderes! ¿Cuál es nuestro superpoder?
  3. Pongamos un ejemplo de cómo podemos usarlo para hacer el bien. Mientras lo estamos haciendo el malo aparece ante nosotros y puede que necesitemos más entrenamiento o hacer las cosas de otra forma.
  4. ¡Pero por fin se nos ha ocurrido una idea para solucionar nuestros problemas y vencer al malo para siempre! Aunque necesitamos ayuda. ¿Quién puede ayudarnos? ¿Cuál es el plan? ¡Claro que nos ayudarán!
  5. ¡Allá vamos! ¡Pongamos en marcha nuestro plan y venzamos al malísimo!
  6. Una vez vencidos nuestros miedos, hemos crecido un poco más y somos un poco más fuertes. Ya estamos listos para una nueva aventura.

Lo importante:

  • Trabajar en equipo con tu hijo para solucionar sus problemas cotidianos
  • Que tu hijo se sienta sentido, querido y atendido
  • Enseñarle herramientas para que se comunique
  • Facilitarle los medios para que se exprese
  • Verbalizar y hacer pequeños sus problemas (solucionables)
  • Permitirle que pueda recurrir a su propia historia cada vez que se sienta frágil (tal vez imprimiendo su propio cuento)
  • Entrenar su creatividad

Las respuestas que se encuentran son las que se buscan.

Las respuestas que sirven son las que se recuerdan.

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

3 Comentarios

  1. Boni

    Educativamente la idea de crear un cuento o una pequeña historia tiene un excelente valor pedagógico. Para poderla escribir requiere pensar sobre la historia paso a paso, ordenarla, para que tenga sentido, verbalizarla (aumenta la facilidad de uso de las palabras) y escribirla, lo que mejora la ortografía.
    El cerebro se va habituando a tejer tramas y se vuelve más creativo.
    Espero que los padres te hagan caso.
    Boni

    Reply
  2. Elena

    Soy docente, de adolescentes, recomendarías esta idea también para esas edades? Como se plantearía para llamar su atención? Gracias

    Reply
    1. Nelia Higueras

      Hola, Elena. Por supuesto que lo recomendaría. Los adolescentes tienen una imperiosa necesidad de comunicar todos los cambios que se están produciendo en su interior y no saben cómo hacerlo. Habría que superar sus barreras defensivas, pero una vez ganada su confianza, creo que les gustaría el juego. Tal vez trabajar en pequeños grupos sería una opción.

      Mira: https://www.youtube.com/watch?v=rDndYznmmxM Este vídeo me gusta mucho porque ofrece herramientas para trabajar las historias. En la clase, para empezar, igual los chicos se sienten menos cohibidos si las historias no van con ellos. Y así, luego, una vez aprendan la técnica, podrán escribir su propio blog (abierto o cerrado).

      Si lo pones en práctica, por favor, no dejes de contarme la experiencia. ¡Tal vez de ahí salga un gran contador de historias!

      Reply

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando, entenderemos que aceptas el uso de nuestras cookies. Más información

La configuración de cookies de Proyecto Mentes Libres está pensada para proporcionarte la mejor experiencia posible. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración de cookies o si haces clic en "¡Acepto!" significa que aceptas nuestras cookies.

Entendido