21, Agosto, 2017

Cómo enseñar a pensar a tu hijo

Seguir el ritmo a los hijos es agotador. Cada vez somos madres más mayores y eso se nota en todo. ¡No paran! ¿cierto? Lamentablemente algunas de vosotras habéis encontrado un truco: les dais el móvil y ¡que se entretengan! No falla, ya los tenéis calladitos durante todo el viaje, la tarde en casa o lo que sea.

Eso funciona porque los niños reciben respuesta inmediata a sus acciones: aprietan un botón y ocurre algo que transforma la pantalla en otra cosa NUEVA. Y vuelta a empezar. La repetición les aburriría y esto no es repetitivo en absoluto. Hay mucho por descubrir.

¿Y qué hay de malo?

Principalmente que esto no es enseñar a pensar:

  • La mayoría de las aplicaciones son direccionales. Esto significa que no tienes infinitas posibilidades como en la vida real, sino que solo hay una opción correcta, un camino a seguir. Y esto no es nada creativo.
  • El entretenimiento constante no permite que el niño se encuentre ante el aburrimiento y explore en su interior para encontrar soluciones con su imaginación.
  • La exposición a los móviles y tabletas cuando el cerebro se está desarrollando puede provocar que la materia gris del cerebro no se desarrolle como debiera. Está demostrado que la sustancia gris de los adictos a Internet es considerablemente menor de lo normal.

proyectomenteslibres_banskyTodo esto va enfocado a que los niños están perdiendo creatividad, imaginación y capacidad de raciocinio. Los niños ya no se hacen preguntas que sus adultos les puedan responder, las buscan en cambio en sus amigos de Facebook o en la Wikipedia. Se interesan brevemente por las cosas, no investigan, no crean. ¿Por qué? Porque no se aburren. No tienen momentos vacíos en los que divagar o inventar solo por hacer algo. Porque en el instante en el que aparece uno de esos momentos rápidamente van a coger tecnología como si tuvieran miedo de empezar a pensar. 

Y una sociedad que no piensa es una sociedad débil ante la fuerza del poder, es una sociedad maleable, es una sociedad esclava de los delirios del poder.

No lo hacen en casa, diréis, pero para eso está el cole. Pues ahora, en los coles y universidades, el Estado ha tenido a bien quitar todas las asignaturas filosóficas y de pensamiento porque no son útiles para trabajar. Porque no les interesa tener pensadores como pueblo. Ni siquiera los profesores transmiten en sus aulas esos ya antiguos valores de libertad de pensamiento por miedo a ser despedidos. ¿Quién va a contarles a los chicos que la gente antes plantaba cara al poder por sus ideales? ¿Quién va a contarles que eso se puede hacer? ¿Que eso se debe hacer? ¿Qué clase de sociedad estamos creando? ¿Qué clase de futuro les espera a nuestros niños si no aprenden a pensar críticamente?

¿Qué puedes hacer tú?

  • El mayor enemigo del pensamiento es el lenguaje que Bauman llama lenguaje sádico


    Es un lenguaje que se usa sobre todo en los medios de comunicación y en Internet con el objetivo de crear un escándalo (no de informar) con el objetivo de someter al otro, de intimidarlo. En esta sociedad que estamos creando esta manera de hablar se está convirtiendo en norma. Funcionamos a base de escándalos, a base de violencia verbal, de gritos, y no de información, de debates tranquilos o de palabras de aliento.

    • Así que, lo primero que debemos hacer es mostrar a nuestro hijo que existe otra manera de comunicarse. Tanto con nuestro ejemplo (considerad si debéis leer libros para aprender primero vosotros mismos. Mary Pipher es lingüista y ha escrito muchos libros sobre el lenguaje adolescente. Puede ser un buen sitio por donde empezar) como mostrándoles otro ritmo y lenguaje con películas antiguas o iniciando debates en casa sobre temas de actualidad. Lo importante es hablar y escuchar. Y tan importante es una cosa como la otra. Observa cómo razonan y hazles preguntas, impúlsales a ir más lejos y a compararlo con otras situaciones.
  • El segundo mayor enemigo del pensamiento es el tiempo


    Ahora hay mucha competitividad en la infancia y la adolescencia, los niños tienen las agendas llenas y si les preguntas puede que te cuenten que hasta ellos echan de menos un descanso. ¿Por qué no incorporar el descanso en sus horarios? Pero, eso sí, descanso de tecnología también. Al principio tendrás que ayudarles, sobre todo si son más mayores. Quédate con ellos y poneos a pensar cosas qué podéis hacer sin nada. (Igualmente aquí puedes buscar bibliografía para entrenarte tú también a esta extraña y placentera situación. Puedes seguir las ideas de Nuria Pérez en Instagram con el hashtag #trythisonmonday por ejemplo. Son muy fáciles y divertidas).

  • Y el tercer mayor enemigo del pensamiento es la sociedad misma

    No queremos que nuestros hijos sean esclavos del sistema y por eso estamos leyendo esto y pensamos poner nuevas ideas en práctica, pero luego ellos van a llegar al cole y van a estar con otros niños y con profesores que puede que no estén en nuestra misma onda y tenemos también que enseñar a nuestro niño a lidiar con eso para que no le vapuleen mucho en su vida. Y esta es la pregunta más difícil de responder porque la sociedad está por todas partes y a todos los niveles: político, económico, social,… ¿Cómo sobrevivir? Tendrás que enseñarle respeto hacia todos los modos de pensamiento, a estar callado a veces y a no callarse otras, a amar la vida y a tener sensibilidad ante todos los puntos de vista. Difícil.

About The Author

Desde siempre me han interesado los medios de comunicación actuales y la influencia que ejercen sobre la sociedad. Y por eso decidí dedicarme a la publicidad. Primero a la publicidad corporativa en un estudio de identidad corporativa propio, en el que desarrollé multitud de funciones desde diseño gráfico, fotografía, ejecutiva de cuentas o responsable de calidad. Y más tarde vine a Madrid donde he trabajado como creativa para grandes cuentas. Pero esto no ayuda a la gente. Vivimos desinformados de tanta sobreinformación y quiero ayudar, sobre todo a nuestros jóvenes, a desentrañar este mundo y sus fuerzas de poder. Esa es la razón por la que he fundado Proyecto Mentes Libres, para ayudar a los chicos a ser libres, enseñarles a evitar la manipulación mediática y que conozcan bien los medios de comunicación actuales para que nadie les ate a una realidad que solo existe para el poder.

Related posts

5 Comentarios

  1. EVA

    Dios mio!!!!!Yo solo me dedico a jugar con ella en cuanto salgo del trabajo!!!!ni lo había pensado….
    Gracias…

    Reply
  2. Marité

    Para empezar hacer las comidas juntos, sin tv mi aparatos y conversar sobre los temas que atañen a cada uno y a la familia en general, despues habrá cosas a resolver juntos y tiempo ocupado juntos, y nada de la vida se resuelve con un botón. Ahi esta el aprendizaje diario de conductas. conductas de silencio, de lucha, de defensa, de amor. Pero es verdad que esto se ha perdido en la mayor parte de los hogares

    Reply
    1. Nelia Higueras

      ¡Qué razón tienes! ¡Qué importante es conversar! Yo también creo que el ritmo rápido que nos dan los aparatos nos lleva por unos derroteros en los que no encontramos tiempo para nada.

      Gracias por comentar, Marité. Tus comentarios siempre aportan mucho a la conversación. 🙂

      Reply
  3. Ramiro Chicaiza

    En los momentos actuales los procesos educativos convencionales van quedando de lado, es necesario que en especial los docentes, busquen nuevas alternativas pedagógicas y didácticas para que los estudiantes se interesen por “aprender” nuevas cosas, la sociedad en general hemos caido en un círculo vicioso como es el consumismo, es necesario encontrar cosas creativas e innovadoras para buscar que las nuevas generaciones se interesen por aprender lo que le hace falta.

    Reply
    1. Nelia Higueras

      Llevas razón, Ramiro. Los profesores y los padres deben volver a los orígenes. Y los orígenes son los libros, la naturaleza y la contemplación. La contemplación nos ayuda a encontrar tiempo para pensar. Y eso es algo que con los niños tenemos muy abandonado.

      Reply

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas navegando, entenderemos que aceptas el uso de nuestras cookies. Más información

La configuración de cookies de Proyecto Mentes Libres está pensada para proporcionarte la mejor experiencia posible. Si continúas navegando sin cambiar tu configuración de cookies o si haces clic en "¡Acepto!" significa que aceptas nuestras cookies.

Entendido